gtag('config', 'GA_TRACKING_ID'); STEVIA YARACUY: Cuanta más Stevia, más dulce

Entradas populares

viernes, 10 de junio de 2016

Cuanta más Stevia, más dulce

Cuanta más Stevia, más dulce
Volvemos a hablar de la Stevia porque queremos contaros más cosas. ¿Quieres cultivarla en casa? ¿Sabías que su nombre es debido a un botánico valenciano? ¿Sabes como usarla? ¡Acompáñanos!
A pesar de que ya hemos hablado en Espores sobre la Stevia, todavía no hemos acabado. Hoy, ampliamos la información que ya os dimos sobre esta planta edulcorante. Pero, ¿sabemos qué es? Es un arbusto pequeño que no suele alcanzar más de 80cm, de hoja perenne y de la familia de las compuestas. Su nombre es Stevia Rebaudiana Bertoni, en honor a tres científicos, uno de ellos, valenciano, pero ahora os lo contaremos con más detalle.

ISS 4644 02152

Procedente de Paraguay y Brasil y vecina del la famosa hierba mate, es el edulcorante natural más antiguo que se conoce. Los nativos americanos lo denominaban Can'a He'i (hay que pronunciar la doble a y aspirar la h, como la h inglesa). Las flores son blancas y discretas y las hojas, de unos 5 cm, contienen el sabor dulce. El cultivo intensivo está destinado, exclusivamente, a la obtención de las sustancias edulcorantes.

Cómo consumir Stevia
Tres posibilidades: la hoja fresca, la hoja seca y el edulcorante manufacturado a partir de hojas secas. En el primer caso, el consumo de la hoja fresca, tendremos que cultivarlas y tener en cuenta que durante los meses de otoño e invierno, la planta crece poco y tendremos que medir el consumo de hojas o usar las hojas secas en botes de vidrio de la temporada anterior. De este modo podremos prepararnos una infusión de Stevia sin añadir ningún otro edulcorante o molerla y usarla como si fuera azúcar, aunque tendremos que filtrar el líquido antes de tomarlo. En cuanto a la Stevia manufacturada, es muy fácil encontrarla en los supermercados habituales en bolsitas como las de sacarina.

ISS 4644 01298
Hoja de Stevia seca y molida

Las hojas de esta planta, además, tienen propiedades bactericidas así que al masticarlas, ayudaremos a eliminar las bacterias que nos causan las caries. Si con todo esto os habéis animado a añadir a las macetas de vuestra casa una planta de Stevia, os alegrará saber que el cultivo doméstico es muy sencillo y que una sola planta puede vivir unos seis años, si la cuidamos bien. Necesita un sustrato ácido así que, cuando compremos la turba, comprobaremos que el pH es inferior a 7. El cambio de maceta lo haremos antes de la primavera y le añadiremos un abono químico de liberación lenta, como los granulados de los que nos hablaba nuestro Jardinero en el último artículo.

¡Ahora quiero una en casa!
La regaremos a diario en verano y dos veces por semana en primavera y en otoño. En invierno usaremos el truco del dedo en la maceta y si la turba está seca regaremos un poco. Recuerda no dejar ningún plato con agua estancada debajo del macetero. En cuanto a las temperaturas, hay que recordar que, al ser una planta tropical no tolera bien las heladas, las altas temperaturas y la sequedad ambiental.

 15330843263 baa18673a8 z
 Refresco con Stevia. Imagen de FlickR. Autor: Mike Mozart

Y si nuestra planta de Stevia empieza a ser un éxito en el vecindario, ¡aprende a hacer esquejes repartelos! Descartamos la propagación por semillas porque la germinación no es sencilla, todo lo contrario que el uso de esquejes. Hay que esperar a finales de abril y asegurarnos que la planta no tiene flores ni botones florales para obtener ramas muy formadas y procederemos de la siguiente manera: elegimos la rama más sana y fuerte y nos fijaremos en que sus hojas crecen de dos en dos, opuestamente, justo por encima de un nudo. Desde el extremo de la rama contaremos 5 nudos y cortaremos justo por bajo del quinto. Retiramos las hojas, excepto las del último par del ápice, pero no las rechacéis, preparad una infusión con ellas. ¡Ya tenemos el esqueje!

Si lo que queremos es que los vecinos no vengan a pedirnos Stevia cada poco, tendremos que enseñarles a plantarlos. Con las macetas preparadas con la turba, haremos un agujero de unos 6 cm de profundidad donde colocaremos el esqueje, taparemos bien el agujero sin dejar bolsas de aire y regaremos. Es necesario resguardar la maceta del aire y del sol directo, aunque necesita luminosidad. El mejor momento para arraigar es a finales de septiembre y el proceso dura aproximadamente un mes.

ISS 4607 00868
Hojas opuestas de Stevia

Si queremos garantizar la supervivencia del esqueje, podemos protegerlo, durante las dos primeras semanas con una botella de plástico que al cortarla por la mitad, colocaremos sobre el esqueje a modo de improvisado invernadero. Debajo de la maceta pondremos un plato con un poco de agua y no regaremos la nueva planta durante el tiempo de aislamiento bajo la botella. No suele sufrir el ataque de plagas pero hay que tener en cuenta la actividad de las hormigas, que se sienten especialmente atraídas.

Trino y uno
El nombre de esta planta edulcorando (Stevia rebaudiana Bertoni) está lleni de historia de la ciencia. Ya avanzamos en Dulce conciencia que el epíteto rebaudiana era debido de al químico Ovidi Rebaudi, quién la estudió en el siglo XX y más tarde, Moisés Bertoni la describió y convenció a su hija para cultivarla. Pero falta un científico en esta tríada, que además era valenciano, concretamente, del bellísimo pueblo de Morella. Su nombre es Pere Jaume Esteve (1500-1556), un botánico y profesor de la Universitat de València que vivió en el siglo XVI. El género Stevia fue descrito por Cavanilles, quien dedicó el nombre de la planta al botánico morellano en reconocimiento por su legado, un Diccionario de las plantas que nacen al Reino de Valencia.

LORENTE8

Estudió en Paris y Montpellier donde se formó sólidamente en historia natural, anatomía y lenguas clásicas. Al instalase en Valencia ejerció la cátedra de simples, matemáticas, griego y cirugía y junto con su amigo Miguel Jerónimo Ledesma protagonizaron el movimiento humanista que los enfrentaba con la tradición medieval, lo que supuso la expulsión, durante un año, del claustro universitario.

Murió un 9 de septiembre de 1556 y medio siglo después, Gaspar Escolano dice de él en su historia valenciana: "mereció el número de Trimegistro, que quiere decir tres veces grande, porque fue grande trilingüe, grande astrólogo y grande médico...".

Cómo vemos, la Stevia no es sólo unos planta sino un montón de historias, de curiosidades y de posibilidades. No nos extraña que tantos botánicos se hayan fijado en ella. ¿Lo harás tú y cultivarás una? Queremos verte masticar hojas de Stevia como en las películas de vaqueros, eso sí, con una blanca sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario